Uno de los grandes riesgos al que estamos expuestos es el relacionado con las aplicaciones móviles que utilizan navegadores in-app (navegador web integrado). Instagram, Facebook o TikTok son solo algunas aplicaciones de ejemplo que los emplean.

Y es que, aquí el problema que se presenta es el gran riesgo de seguridad y privacidad al que podemos vernos sometidos debido a que estas apps nos remiten a navegadores de terceros, en los que desconocemos las intenciones.